Estimado o temido espíritu navideño - Terapia Familiar

Estimado o temido espíritu navideño

Posted by

Se acerca la navidad y con ella, el estimado o a veces en algún caso temido, “espíritu navideño” que puede llegar a producir estrés.

La navidad se envuelve de un ambiente alegre a la vez que entrañable y algo nostálgico, con aires de cierta tristeza  cuando faltan seres queridos y con alguna que otra tensión familiar producida en la mayoría de los casos por las circunstancias que nos hacen estar más cerca los unos de los otros.

En realidad, nada de todo lo dicho descarta uno a lo otro. La mayoría de familias pasamos por todos los sentimientos durante el periodo navideño.

Este año, vamos a intentar acompañaros con un poco de luz.

La alegría es en la mayoría de los casos aportada por los niños, ayudan a ver en ella la inocencia, la magia, la imaginación, la sorpresa. Hagamos que nuestros pequeños disfruten de ella y sobre todo, la sientan. Creerme si os digo que no la sienten más por tener más regalos sino por cómo se experimenta el recibimiento de ese regalo. No se trata del valor sino de la emoción.

Dejemos que los niños nos invadan con sus sonrisas, y hagamos que sean capaces de disfrutar de los pequeños detalles. No olvidéis nunca que lo más importante para un niño es saber que es querido. Posiblemente es lo más importante para todos nosotros. Pero en un niño la sensación de seguridad, estima, valoración es fundamental en su desarrollo y en su autoestima. No os canséis de recordárselo.

La tristeza puede aparecer en algunas casas sobretodo por la lejania o ausencia de seres queridos. Serán quizá instantes que producirán el vacío y posiblemente a más de una se nos salte alguna lagrima. Pero dejarme aconsejaros que sentir no es malo. El error no está en el sentimiento sino en el bloqueo. Bloqueamos constantemente las emociones, las juzgamos en base a pre juicios de valores establecidos socialmente. Permitiros sentir cada uno lo que queráis sentir y dejar que cada uno exprese a su manera. En muchas mesas de navidad o año nuevo se echarán de menos a personas que han estado siempre presentes, a personas queridas que han formado parte de nuestras vidas. El recuerdo no es malo. No nos dejaremos llevar por la tristeza todas las fiestas porque encontraremos los mecanismos para salir de ella y valorar todo lo hermoso que tenemos en nuestras vidas y a nuestro alrededor. Dejar que vuestros hijos sean también libres de sentir y ayudarles a tomar conciencia de sus emociones. Preguntarles cómo se sienten, como estas, que necesitan, si son felices…haceros participes de su vida emocional.

Por último, esas famosas discusiones navideñas aparecerán seguro en algunas de las casas. En un grado menor o mayor, las tensiones se producen cuando modificamos nuestra rutina, los espacios son ocupados por otras personas no asiduas, y las decisiones se toman en común. En unas familias estos momentos se vive con mayor facilidad que en otras, sin embargo, este año podemos conseguir que nuestra familia viva la navidad de un modo más relajado.

 

Como evitar el estrés de navidad:

  • Primero toma conciencia de los momentos que sabes que te pueden generar más estrés, al reconocerlos tendrás mucho ganado.
  • Evita dejar todo para el último momento, planifica bien los tiempos. Pide ayuda de manera clara y directa cuando lo necesites.
  • Valora tu capacidad. Si puedes recibir a 20 personas o quizá solo puedes recibir a 10, tendrás que decirlo siendo consecuente con tu capacidad.
  • Evitemos juzgar lo que piensa el otro o cómo actúa.
  • Busca tiempo de desconexión y descanso. Saca espacios para tus cosas en solitario.
  • Reparte tareas entre todos los miembros de la casa.
  • Acuérdate de practicar técnicas de respiración y relajación y sobre todo recuerda que los pequeños momentos son los que construyen la vida. Por eso hay que intentar disfrutarlos al máximo. Si los pierdes en discusiones que te provocan tensión y malestar estás perdiendo un tiempo maravilloso de la vida que no va a volver nunca más.

Ten presente que el mejor regalo esta navidad es la magia de cada instante.

Y mi apuesta este año, es ofreceros la oportunidad de recordar vuestros dones.

Cuanto hace que no has parado a pensar en tus cualidades, tu valor, en todo lo que puedes ofrecer y dar, en lo que puedes aportar a otros.

Estas navidades vamos a conocernos un poquito más. Párate a pensar en ti, en tu esencia, en quien eres tú, que deseas y que das.

Y cuando te hayas redescubierto y vuelvas a creer en ti podrás entonces ver por delante una gran oportunidad para regalar a cada persona con la que te encuentres, tus mejores dones. El mejor regalo es darte a ti mismo.

Y si hay cosas que se pueden mejorar, el 2018 será una gran oportunidad¡

Felices fiestas y sobre todo que el nuevo año se llene de sueños, proyectos y magia.

 

sabina

Leave a Reply

Your email address will not be published.