Habilidades Sociales 2 - Terapia Familiar

Habilidades Sociales 2

Posted by

 

En el anterior artículo estuvimos hablando de la importancia de las habilidades sociales. Según seamos capaces de desarrollar más y mejor muchas de ellas, más éxito y felicidad tendré en la vida. Dado que las habilidades sociales son la capacidad que tengo para gestionar situaciones de comunicación e integración.

La sociedad no siempre nos pone fácil las vías de comunicación aunque esto parezca contradictoria en el siglo de las comunicaciones y las nuevas tecnologías. Sin embargo, la mayor parte de la comunicación es impersonal, distante y fría lo que hace que el contacto directo se potencie cada vez menos.

Es fundamental no dejarnos llevar por esta tendencia que puede crear jóvenes tímidos, aislados, incapaces de enfrentarse al mundo de relaciones directas, como por ejemplo una entrevista de trabajo, la presentación o exposición de un trabajo, o la participación en un grupo de amigos para realizar actividades grupales.

Es imprescindible seguir trabajando y poniendo el foco en los niveles de comunicación verbales y corporales, en valores como la empatía y la asertividad, en la seguridad personal y autoestima, en el valor que tiene mi opción igual que la del otro, en la creación de mis propósitos y objetivos, en la toma de conciencia de que herramientas utilizo para integrarme…y así seré capaz de gestionar de modo positivo las diversas situaciones con las que me voy a encontrar en la vida.

Muchos psicólogos y profesionales de las ciencias sociales se han puesto de acuerdo en la división de los tipos de habilidades sociales.

Tipos de habilidades sociales

Mediante una ordenación temática clásica, aparecen 5 grupos:

Grupo 1: Primeras habilidades sociales.

Algunas de estas habilidades sociales las aprendemos de modo casi innato. Desde niños vemos como se da las gracias o se escucha en una conversación y bien por imitación o por refuerzo lo vamos interiorizando.

  • Escuchar.
  • Iniciar una conversación.
  • Mantener una conversación.
  • Formular una pregunta.
  • Dar las gracias.
  • Presentarse.
  • Presentar a otras personas.
  • Hacer un cumplido.
  • Empatía
  • Dialogo

Grupo 2: Habilidades sociales avanzadas

Con los años y según el entorno familiar, social, escolar en el que nos movemos vamos aprendiendo otras habilidades para relacionarnos y lograr de modo más eficaz nuestros objetivos.

  • Pedir ayuda.
  • Participar.
  • Dar instrucciones.
  • Seguir instrucciones.
  • Disculparse.
  • Convencer a los demás.
  • Dar tu opinión sobre lo que piensas al respecto

Grupo 3: Habilidades relacionadas con los sentimientos

Toda el área de los sentimientos es fundamental y por desgracia queda muchas veces en una situación de marginación, especialmente en los varones. Todo el aprendizaje que los hombres han aprendido a lo largo de la historia es que expresar emociones era poco varonil, que los hombres no lloran, que los sentimientos no sirven de nada y muestran debilidad. Por suerte, con el avance social, estos estereotipos que tanto han perjudicado, se van diluyendo y cada vez son más los hombres y mujeres que defienden el valor de los sentimientos y las emociones y la importancia de expresarlos y compartirlos.

  • Conocer los propios sentimientos.
  • Expresar los sentimientos.
  • Comprender los sentimientos de los demás.
  • Enfrentarse con el enfado del otro.
  • Expresar afecto.
  • Resolver el miedo.
  • Auto-recompensarse.

Grupo 4: Habilidades alternativas a la agresión

Podríamos hablar de la resolución de conflictos. Que herramientas tengo para abordar los conflictos. Según me hayan enseñado en mi familia, escuela, barrio un modo u otro de actuar, así  actuaré yo. Por ello, es muy común que por ejemplo en familias con padres y parejas agresores, los hijos aprendan a relacionarse de modo agresivo. En una familia en la que existe violencia de género o violencia doméstica, el hijo tiene mayores posibilidades de relacionarse con las mujeres de modo violento.

Es importante crear ambientes de bien estar, de respeto y tolerancia. En el que los conflictos se resuelven debatiendo no agrediendo.

  • Pedir permiso.
  • Quererse.
  • Compartir algo.
  • Ayudar a los demás.
  • Negociar.
  • Empezar el autocontrol.
  • Defender los propios derechos.
  • Responder a las bromas.
  • Evitar los problemas a los demás.
  • No entrar en peleas.

Grupo 5: Habilidades para hacer frente al estrés

En la sociedad del siglo XXI el estrés es una de las principales enfermedades. Un altísimo porcentaje de población toma de forma continuada ansiolíticos y antidepresivos. Esto es una clara evidencia de que la parte de adquisición de habilidades para gestionar situaciones estresantes o complejas, para encauzar mis emociones, aceptar la frustración…está claramente relegada. Por ello sería importante poner el foco de atención en las técnicas de relajación, visualización, meditación, respiración,…para que las situaciones que supongan una alteración en los niveles de cortisol las gestionemos de modo óptimo regulando nuestro cerebro para que las reacciones fuesen positivas y por tanto el resultado final también.

El estrés es producido en muchísimas situaciones cotidianas, como por ejemplo cuando tengo que hablar en público, cuando tengo una cita, espero un resultado médico, voy a una entrevista de trabajo, quiero integrarme en un grupo, deseo conseguir un objetivo importante para mí, etc. De ahí la importancia de gestionarlo bien.

  • Formular una queja
  • Responder a una queja.
  • Demostrar deportividad después de un juego.
  • Resolver la vergüenza.
  • Arreglárselas cuando le dejan a uno de lado.
  • Defender a un amigo.
  • Responder a la persuasión.
  • Responder al fracaso.
  • Enfrentarse a los mensajes contradictorios.
  • Responder a una acusación.
  • Prepararse para una conversación difícil.
  • Hacer frente a las presiones del grupo.

Sabemos que no es fácil obtener un 100% de éxito en la valoración de todas estas habilidades sociales. Pero si nos sirve para tener un referente y poder tomar conciencia de aquellas en las que debo trabajar más o aquellas que tengo mejor desarrolladas.

Este planteamiento nos sirve tanto como director de una empresa, como padre o madre, como pareja,…en cualquiera de los roles…cuanta mayor conciencia tengas de, por un lado el propio desarrollo de tus habilidades sociales, y por otro, el desarrollo de los que te rodean, mas podrás ayudarles a ellos o a ti mismo.

Gran parte de la población es cada vez más consciente de esto, por ello impartimos cursos en empresas, y ofrecemos apoyo en terapia a niños, jóvenes y adultos, para poder avanzar en el desarrollo de las diferentes habilidades sociales que potenciarán y facilitarán el éxito tanto profesional como personal y familiar.

 

sabina

Leave a Reply

Your email address will not be published.