Jóvenes… Desmotivados, Apáticos, Agresivos

Jóvenes… Desmotivados, Apáticos, Agresivos

Posted by

OBJETIVOS, METAS, PROPÓSITOS, LA VOLUNTAD.

Uno de los principales aspectos que nos pueden preocupar a profesionales, madres, padres… es la falta de metas, motivación, objetivos, propósitos que tienen algunos jóvenes de nuestra sociedad… una apatía generada en ocasiones por la falta de motivación por la vida y por los nuevos proyectos.

Podemos decir que es la propia adolescencia la que genera eso, podemos decir que los jóvenes de hoy en día no están preocupados por nada…pero yo creo que debemos ser un poco más honestos y sensatos y plantearnos que ofrecemos a nuestros jóvenes para que puedan desarrollar unas actitudes u otras.

Evidentemente la juventud no ha sido fácil para ningún de nosotros, la adolescencia va acompañado de unos cambios hormonales, psicológicos, emocionales, académicos, corporales justify. que requieren su asimilación y adaptación…pero también influirá en ello todo aquello que les podamos ofrecer que les aporte curiosidad, motivación, atracción…

Debemos lograr que los jóvenes se reactiven y encuentren sus propios objetivos para cumplir sus propósitos y retos.

Evidentemente lo primero es identificar las inquietudes que tiene el joven, sus gustos, su motivación, aquello que le llama la atención, aquello que le apetece, que le inquieta…

Con ello,

  • Estructuraremos  metas y objetivos
  • Pasaremos a la acción. Necesitaremos la voluntad. Todo lo que deseemos lograr necesita de un movimiento, de una voluntad, de una acción.
  • Tomar conciencia del poder de mi mente. Si yo deseo hacer o conseguir algo, lo voy a tener y conseguir. Debo creer en mí y en mis objetivos. Cuanta mayor seguridad personal tenga, mayores logros obtendré.
  • Establecimiento de necesidades. Priorizar y tomar conciencia de mis necesidades es de los puntos más complejos. Sin embargo es absolutamente prioritario hacerlo. Debo tomar conciencia de realmente que necesito, cuales creo que son los objetivos y metas prioritarios para mí y solo así podre concentrar la energía de modo direccional y no dispersarme.
  • Autenticidad y autoanálisis para que los objetivos, metas y propósitos reales, auténticos, acordes con mis capacidades y habilidades para poder cumplirlos y no ponernos retos que supondrán un fracaso seguro.

Nuestro proyecto de vida se irá construyendo en base a pequeños objetivos que iremos marcándonos a corto, medio y largo plazo.

Muchos terapeutas nos hablan de la importancia de tener objetivos para para así tener una meta a la que enfocarnos, a la que ir y caminar para alcanzar.

Si damos la posibilidad y ayudamos a los jóvenes a esclarecer sus objetivos tendremos mucho ganado en su desarrollo y por tanto en su bien estar y felicidad

Bernabé Tierno, Enrique Rojas, Daniel Goleman, Maslow, Víctor Frank son algunos de los que más se han estudiado en estas teorías, partiendo de la base de que lo importante es la realización de la persona, su proyecto de vida  y que para ello deberá ir paso a paso. Serán esos pequeños pasos pensando en su meta lo que le ayudarán, como a Vicktor Frank en el campo de concentración a superar las dificultades más difíciles y seguir teniendo fuerza para luchar para lograr su meta.

Realmente los objetivos y propósitos son importantes en todos los momentos y etapas de la vida, independientemente de la edad, pero está claro, que el adolescente o joven está en un momento de muchos cambios y procesos…y una etapa en la que de repente tiene que responsabilizarse de decisiones importantes en su vida, como por ejemplo que quiere estudiar… a la vez que se ve inmerso en un descubrimiento de quien es, como quiere ser, busca su independencia y se rebela, su identidad, los padres dejan de ser príncipes y princesas, los amigos son referentes fundamentales, comienzan a sentir atracción sexual, sus hormonas se alteran, su cuerpo físico se desarrolla…

Por tanto, una importante etapa en la que deberá recibir los apoyos necesarios para así evitar conflictos que nos podríamos encontrar y que encontramos en muchos jóvenes como falta de ilusión, motivación , falta de ganas de vivir, apatía, consumo de drogas, sexo compulsivo y temprano, violencia callejera, conflictos, poca comunicación familiar, agresividad, trastornos de alimentación, fracaso escolar, etc.

Una etapa evolutiva importante en la que se asientan los valores de ese joven y los padres desean que el joven sea un reflejo de lo que ellos quieren:

¿Cómo queremos que sean nuestros hijos?

¿Decidimos nosotros como deben ser?

¿Podemos educarles y darles apoyo?

¿Necesitamos que nos echen una mano?

¿Me puede ayudar un terapeuta?

Obviamente buscamos siempre lo mejor para nuestros hijos, su más armónico desarrollo, su integridad e integración en la sociedad, su felicidad y bien estar, su futuro seguro. Cualquier madre o padre no cabe duda de que esto es lo que desea, y también es cierto que no siempre sabe hacerlo por estupendos que sean. No se trata de que los padres se sientan fracasados o incapaces, sino de asumir que cada persona se dedica a un área profesional, por ello, un obrero tiene su función, un abogado la suya, un profesor su repercusión en los jóvenes, un terapeuta su apoyo y ayuda en momentos más complicados y posiblemente el terapeuta o el profesor o el mediador no tiene ni idea de arquitectura, albañilería, ingeniería, derecho etc.

Por ello buscar apoyo, es un síntoma de madurez y responsabilidad. No de fracaso.

Sólo si el joven se marca unos objetivos en la vida, será capaz de decidir por él mismo y adquirir su propia responsabilidad.  Los objetivos deben tener un tiempo marcado y ser claros, si caemos en la ambigüedad nos perdemos.

  • El objetivo es algo que se desea hacer o conseguir.
  • El planteárnoslo nos ayuda a saber lo que queremos y nos obliga a comprometernos.

Para que funcionen, hay unos requisitos, deben ser:

  • Sinceros: que realmente lo queramos hacer.
  • Personal: nadie los impone
  • Realista: que se pueda realizar
  • Medible: que podamos comprobar el grado de cumplimiento que ha tenido

Sabemos que no es fácil lograr que el joven vea la importancia de éste proceso, pero solo así podrá ir cambiando y mejorando sus actitudes en la vida y su bienestar a nivel físico, emocional y mental.

Por eso es un reto que debemos conseguir, pues no olvidemos que los jóvenes son la esperanza del mundo, cuanto mejor estén ellos y mas evolucionen en su toma de conciencia mejor funcionara la sociedad, por eso debemos animarles a ello y ser positivos como padres en la confianza que les demostramos.

Los jóvenes ya no son el futuro, sino el presente.

Necesitamos potenciar ese grupo de jóvenes activos, solidarios, trabajadores, amigos de sus amigos, humanizados, curiosos, inquietos, esos jóvenes que son la verdadera esperanza del ser humano, que quieren ser felices y que el mundo a su alrededor lo sea, que comparten, crecen, trabajan en equipo, buscan, miran, que creen en ellos, que viajan, que no les da miedo moverse…

Demos las herramientas para que nuestros pequeños mayores tengan las bases sólidas para su crecimiento.

Para que conceptos como miedo, ansiedad, bloqueos, inseguridad, timidez, falta de motivación, depresión, fracaso, insociable, agresivo…. No formen nuca mas parte de nuestro vocabulario ni de su vida.

De las crisis se sale crecido.

Espero como siempre, que mis humildes palabras sean una ayudita en vuestras vidas.

Si tenéis dudas me podéis escribir un mail a través de la web

Un abrazo

Sabina Pera

 

 

sabina

Leave a Reply

Your email address will not be published.