ACOMPAÑÁNDOTE EN EL DUELO

ACOMPAÑÁNDOTE EN EL DUELO

 

El duelo es el precio de amar. Es un proceso adaptativo  natural, único, irrepetible, cambiante  a cada momento. Se puede decir que hay tantos  duelos como personas en el mundo.

Duelo

La elaboración del duelo es más o menos larga y  dolorosa. Se considera como momento clave aquel en el que somos capaces de mirar hacia el pasado y recordar sin intensa pena a nuestro ser perdido y a la historia compartida con

él. Por eso no se puede concretar su duración e intensidad, señalar las etapas en un duelo solo es válido para poder elaborar un mapa base del camino a recorrer,  porque el proceso del duelo es único, no sometido a ninguna regla, cambiante y dinámico momento a momento en cada persona.

Perder un ser querido es una experiencia muy dolorosa, algo para lo que nunca estamos preparados…cuesta mucho aceptarlo y aprender a vivir con ello…

Mucha gente dice que, el tiempo todo lo cura, pero eso no es cierto, el tiempo es uno de los peores terapeutas que existeEs lo que haces mientras pasa el tiempo lo que te cura.

Es importante afrontar la muerte de un ser querido de una manera sana y evitar que se cronifique o se convierta en un duelo difícil o patológico. Para ello es esencial encontrar un espacio de acogida en el que poder expresar todos nuestros pensamientos y sentimientos, todos nuestros miedos y dudas.

Un espacio en el que se pueda aprender a gestionar todas las emociones que nos pueden llegar incluso a desbordar,  especialmente las más dolorosas y difíciles.

Un espacio en el que la persona que está en duelo, se sienta acompañada, acogida y apoyada en ese proceso tan doloroso por el que está pasando, para que pueda elaborar esa pérdida de una forma adecuada y serena.

 

¿Cuándo deberías de pedir ayuda?

Cuando sientas que necesitas encontrar un espacio y una persona con la cual puedas desahogarte, sentirte escuchada, apoyada y acogida en todos tus pensamientos y emociones, que te hagan sentir mejor

Donde se respeten tus tiempos y tu ritmo y se te asesore y acompañe en el proceso de asumir esa pérdida en tu vida, y aprender a vivir  de forma serena y tranquila con ella, con todo lo que ha dejado en tu vida, con todo lo que habéis compartido y seguir creciendo como persona.

Porque pasar el proceso del duelo acompañado de una persona que nos guíe también puede servir para conocerse mejor, para quitar culpas tóxicas del pasado, para liberarse de miedos, para enriquecerse y madurar…

También debes pedir ayuda cuando:

  • Te sientas incapaz de seguir adelante…
  • Sientas una tristeza e inquietud prolongadas
  • Ha pasado cierto tiempo, pero sigues siendo incapaz de asumir su ausencia
  • Te invada una emoción muy intensa al hablar de la persona fallecida, aunque ya han pasado al menos seis meses después de su muerte
  • Pienses que tu vida ya no tiene sentido y no tienes/no deseas ningún objetivo
  • Tienes una sensación de frialdad, indiferencia, como si no sintieras nada…
  • Notes o noten que has cambiado… estás irritable, lleno de amargura
  • Crees que expresar tu dolor puede hacer daño a los demás y por eso te callas, lo ocultas

 

En Terapia-familiar te podemos ayudar y ofrecer ese acompañamiento y asesoramiento especializado que necesitas para que tu proceso de duelo también sea un tiempo de crecimiento, de enriquecimiento y de esperanza.

sabina

Leave a Reply

Your email address will not be published.