¿CUANDO ACUDIR CON NUESTRO HIJ@ A TERAPIA?

¿CUANDO ACUDIR CON NUESTRO HIJ@ A TERAPIA?

Posted by

Los padres o madres en ocasiones presienten que su hij@ necesita ayuda…. o se sienten desorientados a la hora de poder manejar determinadas situaciones.

Los niñ@s o adolescentes  pueden tener problemas para afrontar situaciones difíciles, en función de su edad y de sus capacidades. Generalmente se ha restado importancia a estos problemas, pensando que se resolverían solos con el paso del tiempo, o por ser considerados menos graves que los problemas de los adultos.

No es necesario que el niño tenga un problema de salud mental para decidir comenzar una terapia. Sólo es necesario preguntarse si está sufriendo, o si en su día a día no puede desarrollarse con la normalidad que debería.

Si notáis que vuestro hij@ ha cambiado su comportamiento, por ejemplo está más triste, retraído, le cuesta relacionarse, o está más irritable, inquieto o nervioso. Si le cuesta concentrarse, es impulsivo en su comportamiento, etc… consultar con un psicólogo puede ayudaros a determinar la gravedad del problema y ayudarle en caso de necesitarlo.

Generalmente cuando los padres deciden que el niño necesita la ayuda de un Psicólogo, aún tienen que enfrentarse, frecuentemente, a la idea de que son culpables de algo.

La ansiedad producida por la culpa suele generar pensamientos en contra como: “Mi hijo no está tan mal. ¿Acaso nos puede culpar de lo que le ocurre? ¿Que estamos haciendo mal? “Soy un mal padre / madre por no saber manejar esto”.

La culpa solo sirve para angustiarse, pero no ayuda a resolver el problema.

El psicólogo infanto-juvenil ayudará a los padres a entender a su hijo implicándose en el tratamiento. Además encontrarán un espacio donde resolver y manejar esa ansiedad. La labor del terapeuta será la de guiar al niñ@ a que construya su identidad resolviendo sus conflictos emocionales, personales e interpersonales.

Pero… ¿qué vais a encontraros al acudir a terapia con vuestro hij@?

En la primera sesión se recogerá la historia clínica. Generalmente aquí se movilizan esos sentimientos de culpa y ansiedad que son recogidos por el terapeuta y que una vez expresados bajan de intensidad.

Posteriormente y dependiendo del motivo de consulta se realizará una evaluación psicológica. Esta evaluación nos dará información del problema, del estado actual del menor y de cómo encauzar o dirigir la terapia. De esta evaluación obtenemos: 1. Un diagnóstico (con nombre o sin nombre) de qué está ocurriendo y por qué. 2. Los objetivos a trabajar en terapia. 3. La explicación de las técnicas que se vayan a emplear. 4. Se fijaran además las sesiones con los padres y con el niñ@.

Algunas de las causas por las que podéis solicitar apoyo de un terapeuta son:

  • Problemas en el rendimiento escolar.
  • Dificultades en las relaciones sociales.
  • Dificultades en las relaciones familiares.
  • Irritabilidad excesiva.
  • Cambios en los patrones de alimentación y sueño.
  • Abuso de nuevas tecnologías.
  • Conducta desafiante.
  • Baja autoestima.
  • Comportamiento impulsivo.
  • O cualquier cambio que os llame la atención en el comportamiento o estado anímico de vuestro hij@ que os preocupe como padres o madres.

Si creéis que vuestro hijo necesita ayuda, no dudéis en buscar apoyo en un profesional. Podéis encontrarnos en la web www.terapia-familiar.es o escribirnos a nuria.ortega@todoape.es

 

Nuria Ortega Lantaron

Psicóloga general sanitaria. Nº Col. 17864

Psicóloga infanto juvenil experta en diversidad funcional y necesidades educativas especiales.

sabina

Leave a Reply

Your email address will not be published.